En el estanque de Betesda

 Hoy día el mundo está siendo impactado por una gran película que anuncia un Oscar a la mejor actuación de Joaquín Phoenix, gran actor, gran trabajo actoral sin duda.
Y uno piensa en cuántas personas caminan en este mundo con tantos problemas emocionales que no alcanza uno a comprender el dolor humano tan fuerte que existe en nuestro tiempo.  
 
Juan 5: 1-3 
1 Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. 
2 Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco 
pórticos.  
3 En estos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua.  
 
Nuestra historia gira en torno a un grupo de personas cuya característica esencial es que estaban enfermos y eran muchos, desechos de la sociedad, personas que no tenían lugar en este mundo y que estaban confinados a un lugar donde providencialmente y junto al estanque de cuando en cuando el Ángel de Dios agitaba el agua y entonces alguien era sanado. 
 
5 Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.
6 Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así. 

38 años enfermo

Después de 38 años paralitico y a él vino Jesús, tomó un pedazo de su tiempo para ir con este pobre hombre miserable que estaba allí aventado en el camino de la vida alrededor del estanque y sin posibilidades de acudir primero que nadie y ser sanado de su mal, o quizá no consideraba ya esa posibilidad de desear ser sano.
¿Nunca lo has pensado al leer este pasaje? 
 
No estoy seguro de poder vivir una vida enfermo de esta forma, como el paralitico de Betesda.
Esta actitud va contra la ley de supervivencia del hombre y de querer y desear estar bien, me causa mucho ruido pensar en este hombre que se ha abandonado a sí mismo. 
 

El ejemplo actual

Cuántas personas existen en nuestra sociedad igualmente enfermas, victimas en la niñez de abusos y que se reflejan en la vida de adulto con tanto daño que nos hacen ver a este hombre enfermo retratado con tanto detalle.
En ocasiones en la sala de consejería muchas personas nos han contado cómo fueron lastimadas en su niñez o juventud y ahora no pueden resolver esos problemas emocionales, huellas que los laceran y sufren, y algunas de ellas se han acostumbrado a “su dolor” y se victimizan y muestran satisfacción en medio de su dolor. 
Y han aprendido a llamar la atención a través del dolor, y cuando las personas alrededor se dan cuenta de sus sufrimientos vienen con una palmada diciéndoles, confía, pronto saldrás de esto, voy a orar por ti.
Y nada cambia, allí lánguidamente la vida se va desvaneciendo frente a ellos y caminan sin sentido, con su dolor allí acostumbrándose día con día, sin saber cómo resolverlo, si acaso esta posibilidad existiera. 

 



 

 

¿Quieres ser sano? 

Es difícil en consejería hacer que las personas vean la espiral descendente del autoflagelo así como este enfermo que no pensaba en nada mas que su pobre condición y que, esta no cambiaría mas, para qué luchar, nada cambiará, un cantante recién fallecido dice en una letra de sus canciones, “así nací y así me moriré”. 
6 Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?  
 Y aquí es cuando todo cambia, alguien se preocupó por la situación de este hombre, así que en la agenda celestial Dios tendría un encuentro personal con este hombre, pareciera haber 
sido olvidado por todos incluyendo al Dios creador, pero vemos que alguien llega, lo ve, va directo a él.
¿Recuerdas que dijimos que había una multitud?, por eso es digno de notar que sea la atención completa a este hombre, y al leer este pasaje recuerdo la vez que viene Jesús caminando y escucha los grito del ciego aquel que se jugaba su ultima carta gritando Jesús hijo de David y cuando alguien le reprendió por su escandalosa voz, él sólo respondió con un grito mayor. 
 

La respuesta del paralitico de Betesda

Pero este no es el caso, aquí vemos a un hombre tirado, así que Jesús se dirigió a él diciendo: ¿Quieres ser sano?, vaya pregunta podría decir este hombre, su respuesta? Enseguida: 
 7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. 
No escucho un sí Señor, claro que quiero ser sanado, sorprendentemente leo una explicación, no hay quien me meta, ¿para qué esforzarme?, nada cambiará, esta es mi cruz, esta es mi condición, para mí no hay solución, e incluso ya me acostumbré a que esto será así por el resto de la vida. 
 
Qué hay de nuestros temores, de nuestros rencores, amarguras, de los recuerdos que nos laceran, que nos tienen marcados y que nos hacen sufrir diariamente.
Hoy amigo lector hay alrededor de ti seguramente gente que sufre, deprimida, angustiada, sin propósito, sin saber que hacer, no saben de dónde vinieron ni qué hacen aquí y mucho menos adónde van. 
 
Lo peor de todo es ver cómo este hombre está en una espiral descendente y asume que nada cambiará. ¿Será esto posible? 
 

La respuesta de Jesús

Nota por favor la respuesta de Jesús: 
 
8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. 9 Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. 
Jesús no tuvo conmiseración, ni le dijo oh pobre alma desvalida sigue allí tirado, viendo tu dolor, para tí no hay respuesta.
No, sólo veo una orden, levántate, toma tu lecho, anda, vete, sal de aquí este no es lugar para ti.
Yo deseo que seas sanado, acto seguido el hombre tomó su lecho y anduvo. 
¿Fuiste violada?, ¿sufriste abusos emocionales y tu alma sufre sin saber qué hacer?
¿No puedes salir del alcohol? ¿Vas de relación en relación y no encuentras lo que siempre has estado buscando?
¿No llega el hombre de tus sueños? ¿Tu pareja te golpea? ¿No has tenido la dicha de ser madre? ¿Padre?
¿Cuantas horas en la noche padeces insomnio terrible? ¿Vas de fiesta en fiesta y al final siempre te encuentras solo? ¿Sientes que los demás sólo te usan? 
 

¿Hay esperanza?

Tal vez te encuentres ahora mismo tirado junto a una multitud de enfermos sobreviviendo junto al estanque de Betesda y no tienes ni fuerza para acercarte al agua, o tal vez ya no 
quieres venir al estanque, ¿todo terminó para ti?  
 
No, hay esperanza, voltea hacia el cielo y escucha la voz de Jesús diciéndote, ¿quieres ser sano? 
 
¿Te gustaría? Ven. El puede hacerlo, a algunos de nosotros nos llamó y nos pidió que nos levantásemos, nos dijo, toma tu lecho y anda y al instante fuimos sanados. 
 
Ven, no pierdas tiempo. 
 
DTB
AT

Ver también:

Llorar es de humanos…

Pin It on Pinterest

Share This