Lucas 15:11-12
[11] También dijo: Un hombre tenía dos hijos; [12] y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

…Alguien necesita conocer el mundo, saber qué es  tomar alcohol, visitar antros, tener amoríos casuales, experimentar con drogas, etc. ¿Qué tal si probamos un poco? Yo sé cuando parar. ¿Has escuchado frases así? Veamos esta historia.

[13] No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

Tenemos en esta parábola un joven con anhelos de vivir, de experimentar y aquí está camino al descubrimiento… o del aniquilamiento, estamos iniciando un paisaje normal en la vida de cualquier familia cercana.

[14] Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

Al enterarse en los pasillos de la iglesia al preguntar por este joven todo mundo tenía una explicación lógica de las cosas y además la correcta según su punto de vista, mala educación en casa, falta de límites, pecado en los padres, así un largo explicativo al respecto. Unos se atrevían a decir, él se ha alejado, Dios lo ha abandonado y dejado a su suerte, merecido se lo tiene!.

Pensemos por un momento y reflexionemos sobre  Dios ¿y él dónde está en todo esto? ¿Será que él ha olvidado a su suerte a este muchacho inexperto, y enojado y furioso se ha ido a su trono atendiendo otros males? ¿este joven está abandonado a su propia suerte? hace poco leí a alguien diciendo que Dios busca a las ovejas perdidas, pero a los hijos pródigos no, a esos los deja que se vayan solos. será esto cierto?, sigamos leyendo amado lector, tal vez encuentres una respuesta a este embrollo.

La Palabra nos dice…”hubo hambre en aquella provincia” ¿acaso hay alguien interesado en cercar la “libertad” de este muchacho? Será acaso que el amor de Dios no está al pendiente?

Así nuestra historia nos dice que de pronto le faltó  la “papa” o sea el alimento,  entonces veamos qué pasa:

[17] Y volviendo en sí, dijo: !Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

Observa amado lector la palabra clave,  “volviendo en si” hemos leído que el pecado confunde y endurece el corazón (hebreos 13); entonces en este estado de confusión podríamos preguntar ¿cómo es que este muchacho ha vuelto en si? ¿las circunstancias? ¿los recuerdos? ¿la angustia de querer seguir en la fiesta y no tener con qué? ¿O será que alguien está seriamente interesado en que abra su corazón para entender de una vez por todas? Piensa por un momento en la obra del Espíritu Santo de ¿convencer de juicio, justicia y pecado? (Jn.16:8-10) y piensa en Lidia al escuchar la Palabra en Hechos 16 … y el Señor abrió su corazón. Pues todo tiene origen en Dios, aún el arrepentimiento de una persona, al final del día Dios es Soberano…afortunadamente.

Porque uno deber sentar cabeza alguna vez; dejar ese pecado; no más alcohol; no más hurtos; no más pegarle a tu esposa; no mas desperdiciar tu vida en las drogas, odiar, vengar, vivir amargado, porque debes saber que  alguien está  interesado seriamente en que vuelvas en tí y regreses a los brazos del Creador, tu padre celestial, tal vez estás tan cerca que puedes oler el hedor de los cerdos, a tu lado.

 



 

Así este muchacho viene confrontado por el E.S. Y podemos decir que “le ha caído el veinte” y en su arrepentimiento se acerca a la Casa de su padre, todo es alegría y gozo, excepto para alguien, (siempre hay un “prietito” en el arroz) alguien está enojado con su llegada, su hermano y además, le reclama al padre.

Lucas 15:22-23,26
[22] Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. [23] Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta.

A pregunta expresa del hermano por ese trato distinguido al hermano, ¿cómo es posible que le premies después de todo? Esto nos recuerda cuando en la iglesia alguien ha sabido de nuestro pecado y se niega a extendernos su perdón, y si amigo que lees esto, la iglesia es implacable, afortunadamente para el hijo pródigo, para tí y para mi, nuestro Padre está contento de habernos hallado.

[32] Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

Una segunda palabra clave, fiesta y regocijo, lo perdido ha sido hallado. ¿Pues qué no volvió en si? Humanamente él se dio cuenta de su pecado, divinamente Dios abrió ese corazón para que se diera cuenta del amor de Dios por el. Así trabaja El Señor; ¿recuerdas “el que comenzó la obra la terminará hasta el día de Cristo”? qué palabras tan sabias y llenas de gracia y perdón, bien por tí amado Pablo.

No se puede estar perdido y regresar por uno mismo, para ser congruentes con el contexto de Lucas 15 debemos decir que él hambre en la zona, el volver en sí y el ser hallado da cuenta del interés de Dios de buscar a este hijo pródigo,  teniendo incluso que generar un medio ambiente para que esta persona pudiera volver en sí y tener por ende, el alumbramiento de su corazón y entonces poder abrazar esa fe salvadora.

“Estaba perdido y fue hallado”, gran verdad para nosotros agradezcamos  que Dios hizo posible el milagro de la regeneración buscándonos y hallándonos como un verdadero hijo pródigo.

¿Dios te está buscando? Ven no sigas huyendo, ven a ponerte en paz con El, te ha estado buscando y te espera con brazos abiertos, suficientes para ti, ya no sigas oliendo el estiércol del pecado, que a Dios tu padre, no le gusta.

P.D. Para todos nosotros, los hijos pródigos de todos los tiempos, que un día olimos el hedor a cerdo y fuimos hallados por El y nos lavó y nos vistió y nos dio su anillo, e hizo fiesta por nosotros.

AT

Pin It on Pinterest

Share This