¿Podrás contar las estrellas?

Génesis 15:1
[1] Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.

Escudo…
¿Quien necesita un escudo?
¿Para qué sirve un escudo?
¿Quién necesita un escudo?

Abraham no es ejemplo de alguien que necesita protección, cuidado; para alguien que lo tiene todo, podría contestar sin problema “ya lo tengo”.

Nota: Abraham le es cambiado su nombre hasta Gen. 17

Génesis 15:2-3
[2] Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? [3] Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa.

Es que a veces la monotonía llega al matrimonio, algo falta porque se ha perdido la chispa en la relación de familia, crisis de la edad mediana y hay sueños o logros no alcanzados y a veces la frustración, enojo, resentimiento, reclamo asoman tocando nuestras puertas.

¿Lo percibes? ¿Lo has notado?

Génesis 15:4-5
[4] Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. [5] Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.

Sin embargo lo que está escrito en el libro de Dios sigue estando allí, ¿Que era eso? Una promesa.

Hemos sabido siempre que Dios sabe que necesita Abraham, Dios sabe que necesitas tu.

¿Tú sabes que Dios sabe qué necesitas?

Génesis 15:5-6
[5] Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. [6] Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

Y lo demostró, y le volvió a decir, y lo retó y creyó Abraham.

Génesis 15:7
[7] Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra.

Yo soy, y cuando nosotros leemos esto no podemos más que recordar Éxodo 3:14-15 el gran tetragrama, mismas palabras pero diferente hombre.

“Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. YO SOY me envió a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.”
‭‭Éxodo‬ ‭3:14-15‬ ‭

Yo soy, Jehová, Yo lo haré ¿está claro?

Pero, el padre de la fe sigue siendo humano, no es un tipo fácil de convencer ¿eh?

Génesis 15:8
[8] Y él respondió: Señor Jehová, ¿en qué conoceré que la he de heredar?

Parece que alcanzamos tú y yo a escuchar levemente ¿No te parece suficiente?

Génesis 15:9-10
[9] Y le dijo: Tráeme una becerra de tres años, y una cabra de tres años, y un carnero de tres años, una tórtola también, y un palomino. [10] Y tomó él todo esto, y los partió por la mitad, y puso cada mitad una enfrente de la otra; mas no partió las aves.

¿Ahora ante qué estamos? Nada menos que frente a un Pacto, estamos frente a un compromiso divino, pero vale preguntar ¿esto es así Señor?”

Génesis 15:11
[11] Y descendían aves de rapiña sobre los cuerpos muertos, y Abram las ahuyentaba.

Hasta ahora sigue estando la promesa y es normal ver al enemigo suspirar y escuchar su silbido rodeándonos, ave de rapiña que arrebata sueños, esperanza, fe, aquel que te dice no vale la pena seguir creyendo en Dios, vete cómo estás, enfermo, sin dinero, sin amigos, solo, sin hijos.

Génesis 15:12,17
[12] Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, y he aquí que el temor de una grande oscuridad cayó sobre él. [17] Y sucedió que puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos.

Ah! Que maravilla leemos ahora, Dios siempre cumple; así que la próxima que leas una promesa contenida en su palabra, debes creerla. Así nada más, porque Él lo dijo.

Génesis 15:18
[18] En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates…

Lo que vemos es que Dios promete algo que difícilmente ha hecho a lo largo de las escrituras, aquí tenemos que decir una verdad eterna: Dios promete sobre sí mismo y le dice a Abraham “si no hago esto, dejo de ser Dios, Si no soy soberano en esta promesa renuncio a ser tu Dios”.

 

 Cosa severa está diciendo Dios, esto es un anuncio determinante, ¿podrá cumplirlo Dios?
¿No hay un elevado riesgo que compromete al Dios sobre el cual se está fincando la fe de este hombre?

Hebreos 6:13
[13] Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,

Hebreos 6:15
[15] Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

Hebreos 6:17-18
[17] Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; [18] para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.

¿Qué nos ha prometido Dios?

¿Valdrá la pena confiar en el?

Él puede cambiar lo que hace falta, completar lo que requieres, si él pudo rescatarte, ¿cómo no podrá hacer todas las cosas?

Tal vez Dios te tiene enfrente de un océano y es posible que escuches, ¿puedes contar las estrellas? Si hay algo parecido que cruza en el mar de tu mente, te animo a creerle.

Por cierto, en Gen 21 nació Isaac, el de la promesa.

DTB

AT

Pin It on Pinterest

Share This